17 Dec, 2014
Buscador 
   In English
img img
img
  PENSADERO
  Home > PENSADERO > Las bibliotecas necesitan identificar usos innovad...

img
img img img
img img
img
 
 
Las bibliotecas necesitan identificar usos innovadores para las redes sociales
15/11/2012
Aunque las bibliotecas están en las redes sociales, el uso que se hace de Facebook, Twitter y otras, muy pocas veces es innovador, opina Jeff Eastman, bibliotecario en la Universidad de Southern Maine. Desde su punto de vista, las bibliotecas utilizan las redes sociales principalmente con propósitos de marketing, y así lo corroboran los datos de una encuesta realizada entre los bibliotecarios estadounidenses en 2011.
 
Según los datos de esta encuesta (cuyos resultados pueden descargarse en pdf), los principales usos que se dan a las redes sociales están relacionados con ofrecer información a los usuarios —promover los servicios bibliotecarios (casi el total de las bibliotecas encuestadas), enviar informaciones rápidas (75,3 por ciento), programas de marketing específicos para adultos (72,1 por ciento) o para jóvenes y niños (62,2 por ciento), emitir comunicados de prensa (39,5 por ciento), llegar a usuarios potenciales (54,4 por ciento) o enviar información a los amigos de la biblioteca (28,8 por ciento)—, mientras que en los últimos puestos se encuentran usos más participativos, como realizar encuestas (27,7 por ciento de las respuestas) o grupos de discusión sobre libros (26,5 por ciento).
 
 
 
 
Brian Matthews, en su blog The Ubiquitous Librarian, señala que las bibliotecas hablan sobre por qué usan las redes sociales, cuando realmente deberían estar preguntándose qué hacen en ellas. Matthews se cuestiona qué sucedería si se eliminaran todas las cuentas que las bibliotecas mantienen en las redes sociales, ¿qué impacto tendría en nuestro trabajo? Desde su punto de vista, no son esenciales. Este bibliotecario universitario señala también la ausencia de conversación con los usuarios, pues las redes sociales se están utilizando como tablones de anuncios.
 
En España es difícil conocer con certeza el uso que están haciendo las bibliotecas de las redes sociales, pues no hay datos que puedan evidenciar la realidad. Si no de porcentajes, en cambio es posible hablar de casos concretos que muestran una u otra forma de hacer. Recientemente Catuxa Seoane, durante el VI Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas recomendaba cuidar a los usuarios como se cuida una relación: felicitarles por su cumpleaños, hacerles sonreír, etcétera. Y son los propios seguidores en Facebook de la Biblioteca Nacional quienes deciden cuáles serán los próximos libros interactivos en publicarse. La Biblioteca Pública de Seattle, en los EE.UU., les pregunta directamente qué libros les gustan, y obtiene respuestas, aunque quizás no tantas como cabría esperar por su alto número de seguidores.
 
Sea como sea, lo que varias fuentes constatan es que el mayor número de participaciones en Facebook se da en forma de “me gusta”, pues es la forma de interacción más sencilla. Menos frecuentes son los comentarios y compartir las publicaciones. Y es que la innovación no se relaciona solo con la creatividad, sino también con el éxito, y la medida del éxito en las redes sociales es la participación.
 
La experiencia acumulada en las redes sociales que mantienen los diferentes centros de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez demuestra que los datos de participación en los medios sociales es claramente mayor en las actividades que se dinamizan de forma activa y cuando existe un contacto personal previo.
Pero, ¿de dónde provienen esas interacciones? ¿De usuarios o de otros bibliotecarios, de otras bibliotecas? Las bibliotecas españolas han logrado crear una amplia red de bibliotecarios relacionados entre sí, lo que sin duda contribuye al intercambio profesional. Pero, ¿a quién están enfocadas esas publicaciones? ¿A los usuarios o a otros profesionales?
 
Una encuesta llevada a cabo entre los bibliotecarios de universidades en Canadá partía como premisa de la necesidad de identificar buenas prácticas que puedan ser aplicadas en el desarrollo de nuevos servicios en este tipo de bibliotecas. Preguntémonos en adelante “cómo”, busquemos ejemplos de buenas prácticas y compartámoslos.

  


Comentarios :

ESTELA
  QUE HERMOSO QUE ESTA EL MODELO, SOLO QUE AQUÍ EN EL CHACO EL GOBIERNO NI LA PARTIDA DE SOSTENIMIENTO MANDA A LAS BIBLIOTECAS, NI LIBROS DE LITERATURA EN REALIDAD, LO QUE HACEMOS ES A PULMÓN

Patricia
  Creo que además de los usos de los que se habla en el artículo, las redes sociales son un medio mucho más aprovechable. En nuestra biblioteca escolar las usamos no solo como una forma de publicitar actividades, libros, recursos que nos parecen interesantes sino también, como una manera de contactar más rápidamente y compartir comentarios con los alumn@s que participan en los grupos de club de lectura del instituto de manera que llegamos a las reuniones con trabajo adelantado. Estos clubes suelen tener configurado un grupo cerrado. www.bibliotecapinomanso.blogspot.com


Envíanos tu comentario

Nombre :
Comentario :
Introduce el captcha mostrado abajo 
 
img
img img img

   NOTICIAS
17/12/2014
Google experimenta con un botón de compra directa para competir con Amazon
Se celebrará en Madrid en 2015 el primer Foro Internacional del Español 2.0
Educarchile: nuevo portal de recursos para la educación infantil

   CONSEJOS
4/1/2014
Pautas para dinamizar el Servicio de Préstamo de la biblioteca
Apuntes para identificar un buen libro de aventuras
Pautas para reconocer y valorar una novela de terror para niños y jóvenes

   I+D DE LA LECTURA
17/12/2014
Castilla y León crea el Premio ¡Leo TIC! de competencia lectora digital para centros docentes públicos
En verano hay lectores que vuelven del ebook al papel
TISP: Un nuevo espacio para la oferta de cómic en versión digital
  © Copyright Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2014 Aviso legal Mobile   Powered by Amigot Corp - New York    RSS