15 Oct, 2019
Buscador 
   In English
img img
img
  PENSADERO
  Home > PENSADERO > ¿Debería tener la educación en Europa una exención...

img
img img img
img img
img
 
 
¿Debería tener la educación en Europa una exención fiscal en materia digital?
1/9/2015

Vender libros electrónicos en Europa es una tarea muy complicada debido principalmente a los diversos tipos de impuestos que se aplican en los distintos países. Estas políticas y unos precios exorbitantes hacen muy difícil que las escuelas y las universidades se decidan a ofrecer textos electrónicos a sus estudiantes o que puedan construir una biblioteca digital en condiciones. El periodista Michael Kozlowski realiza una comparativa en un artículo publicado en GoodeReader entre la situación de los libros electrónicos y los sistemas educativos de Norteamérica y la Unión Europea.

El 1 de enero de 2015 la Comisión Europea dictaminó que los impuestos a los libros electrónicos se aplicarían en función de dónde se encontrase el comprador y no el vendedor. Con esta nueva ley se da la paradoja de que en un país como el Reino Unido los libros electrónicos tienen un IVA del 20 por ciento mientras que los libros impresos no tienen ninguno.

Cada país europeo –informa el periodista– cuenta con tipo distinto de impuesto según el libro sea digital o electrónico. Esto hace que las escuelas, colegios y universidades tengan serias dificultades para invertir en ebooks y libros de texto electrónicos de forma significativa.

En Norteamérica –explica Kozlowski– la situación es completamente distinta, ya que las escuelas cuentan con infinidad de ofertas y la inversión en contenidos digitales les supone un ahorro importante. Según un informe realizado por distintas empresas distribuidoras que colaboran con la FCC [Comisión Federal de Comunicaciones] la educación en un formato tradicional en el que se incluyen libros de texto en papel cuesta algo más de tres mil ochocientos dólares por estudiante al año. Sin embargo, en un entorno de aprendizaje digital, en el que se incluyen libros de textos electrónicos, dispositivos y una adecuada conectividad, el precio estimado por estudiante al año sería de unos tres mil seiscientos dólares.

Por lo tanto –concluye– las escuelas, los colegios, las universidades y las bibliotecas deberían estar exentos del pago del IVA con el fin de incentivar la inversión en contenidos digitales y permitir que los estudiantes puedan comprar, leer y estudiar en sus dispositivos. En su opinión, sería mucho más sencillo si los gobiernos fueran los encargados coordinar algún tipo de exención del IVA, ya que todo sería mucho más satisfactorio y beneficioso para los sistemas educativos europeos y supondría un empuje para la aparición de nuevas empresas vinculadas con la educación.
 


 
img
img img img

   NOTICIAS
10/9/2019
READMAGINE 2020 se plantea con más alcance, fuerza y altura
Aprender a trabajar en la frontera
Readmagine sigue creciendo y vive una evolución de sus formatos

   CONSEJOS
16/2/2018
Pautas para crear y dinamizar un club de lectores
Cómo organizar el espacio y la colección en una biblioteca escolar
Pautas para dinamizar el Servicio de Préstamo de la biblioteca

   I+D DE LA LECTURA
13/9/2019
Fernando Piquer: lecciones desde los e-sports
Gregorio Pellegrino: orientación sobre accesibilidad para editores y distribuidores
Colin Lovrinovic: el impacto de la Inteligencia Artificial sobre el sector del libro
  © Copyright Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2019 Aviso legal Mobile  
Con el patrocinio del Ministerio de Educació, Cultura y Deporte
Con el patrocinio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Plan de Fomento de la Lectura
Plan de Fomento de la Lectura